Construyó un búnker con 42 colectivos para protegerse de un apocalipsis nuclear

Jueves, 9 de agosto de 2018

Bruce Beach está convencido de que habrá una catástrofe y, para cuando llegue ese momento creó un refugio capaz de albergar a 500 personas.

Bruce Beach empezó a trabajar en su búnker, llamado Ark two Shelter, hace casi cuatro décadas. Ahora el refugio cuenta con más de 50 habitaciones distribuidas en 42 autobuses escolares enterrados, que ocupan más de 900 metros cuadrados alrededor de Toronto.

Los primeros colectivos los puso en 1980 y a lo largo de los años fue perfeccionando el proyecto. Sus paredes y la forma de la construcción está especialmente diseñada para que la radiación no llegue al refugio.

Bruce Beach.

El hombre afirma que tarde o temprano habrá una catástrofe. Pero para cuando eso ocurra, él y otras 499 personas tendrán un refugio en el que protegerse de un ataque nuclear, al menos durante tres semanas.

Ahora el refugio consta de más de 50 habitaciones distribuidas en 42 autobuses escolares enterrados, que ocupan más de 900 metros cuadrados. El refugio está diseñado para albergar a 96 niños.

Sin embargo, pese a su pronóstico, Bruce Beach es optimista de que esta posible catástrofe sea un avance social: "Después de ese evento esperemos que la humanidad establezca la paz mundial y progrese a partir de ahí".

Más de Sociedad

El hombre que vivió entre la basura por 30 años

El hombre que vivió entre la basura por 30 años
El individuo es un acumulador compulsivo y vive en Neuquén junto a sus padres.

Panadero regala facturas a estudiantes que se sacan 10 en la escuela

Panadero regala facturas a estudiantes que se sacan 10 en la escuela
El dueño de una confitería del distrito bonaerense de Merlo premiará a los chicos que logren la excelencia en sus boletines.

Esta paradisíaca isla griega ofrece sueldo y casa con vistas al mar a cambio de cuidar a 55 gatos

Esta paradisíaca isla griega ofrece sueldo y casa con vistas al mar a cambio de cuidar a 55 gatos
Un curioso anuncio publicado en Facebook y del que se ha hecho eco la revista TIME, trata de un puesto al frente de un refugio de gatos en la isla griega de Syros.